WeWork se declara en quiebra al no poder pagar sus deudas de 18.600 millones de dólares.

concepto de «coworking» y logró una valoración de 47.000 millones de dólares en 2019. WeWork, la compañía fundada por el innovador Adam Neumann que parecía estar lista para transformar el mercado de las oficinas, ha …

concepto de «coworking» y logró una valoración de 47.000 millones de dólares en 2019.

WeWork, la compañía fundada por el innovador Adam Neumann que parecía estar lista para transformar el mercado de las oficinas, ha presentado una declaración de quiebra. Su modelo enfocado en emprendedores y empresas en crecimiento popularizó el concepto de «coworking» y alcanzó una valoración de 47.000 millones de dólares en 2019.

un concepto de trabajo compartido

Coworking es un concepto de colaboración laboral.

Sin embargo, nunca logró tener éxito como negocio. Fue la pandemia la que cambió por completo la forma de trabajar. La popularización del teletrabajo ha afectado al mercado de oficinas, pero especialmente a los espacios compartidos. Muchas de las oficinas de WeWork están prácticamente vacías e incluso han tenido que cerrar. Después de perder más del 99% de su valor en la Bolsa y no poder cumplir con sus obligaciones financieras, la compañía, que en un momento llegó a valer 47.000 millones de dólares, se ha declarado en bancarrota este lunes. Según los documentos de la quiebra, la empresa tiene una deuda total de 18.656 millones de dólares (unos 17.400 millones de euros) a fecha del 30 de junio.

La compañía ha anunciado en un comunicado que ha tomado una medida para reducir su deuda, firmando un acuerdo de apoyo a la reestructuración con los titulares de aproximadamente el 92% de sus pagarés garantizados. Además, se llevará a cabo un canje de deuda por acciones. Al mismo tiempo, WeWork llevará a cabo una racionalización de su cartera de arrendamientos de oficinas. Según el comunicado, la empresa ha solicitado la posibilidad de rescindir los contratos de arrendamiento de ciertos locales que no están en funcionamiento, y todos los afectados han sido notificados con anticipación. La declaración de bancarrota facilitará la terminación de estos contratos, mientras que la empresa se esfuerza por mantener la continuidad de sus operaciones. «Se espera que las operaciones globales continúen como de costumbre», asegura la empresa.

La determinación de comenzar un procedimiento de quiebra impacta en las operaciones en Estados Unidos y Canadá, aunque no en el resto de las naciones, al menos por el momento. El conglomerado cuenta con locales de alquiler en 660 propiedades distribuidas en 37 países. Según los documentos presentados ante un tribunal en Nueva Jersey, el número de acreedores asciende a más de 100.000. El principal de ellos es US Bank Trust, con un monto de más de 180 millones de dólares.

El ascenso de WeWork fue impresionante y su caída, desastrosa. Fue establecida en 2010 por el israelí Adam Neumann y el estadounidense Miguel McKelvey, quienes inauguraron su primer espacio de oficinas en el barrio SoHo de Nueva York en abril de 2011. A partir de ahí, se expandió rápidamente, abriendo espacios de oficinas compartidas primero en Estados Unidos y luego en todo el mundo, sin preocuparse por las grandes pérdidas que sufría. Obtenía fondos en diversas rondas de financiación que aumentaban el valor de la compañía, presentándola como una empresa tecnológica cuando en realidad era una versión llamativa pero poco rentable del negocio inmobiliario. El grupo japonés Softbank se convirtió en su principal accionista, invirtiendo más de 10.000 millones de dólares en WeWork en una de las peores inversiones de su historia.

En enero de 2019, la empresa alcanzó su punto más alto de valoración, con una cifra de 47.000 millones de dólares, y decidió entonces iniciar el proceso para salir a Bolsa. Sin embargo, cuando en verano de ese mismo año presentó el folleto con todos los detalles de la compañía, no logró convencer al mercado. Ni sus estados financieros, ni su modelo de negocio, ni sus proyecciones futuras respaldaban la valoración que había alcanzado. Además, el estilo poco convencional de su director, Neumann, quien era conocido por sus excesos, no ayudaba. En su oficina, tenía una piscina y una sauna, y sus fiestas eran famosas. También se descubrió que tenía operaciones relacionadas con la empresa, en las que él se beneficiaba al alquilar propiedades que él mismo había comprado. Debido a todo esto, la salida a Bolsa fue cancelada.

Softbank tomó la decisión de rescatar a la compañía y despedir a Neumann, quien recibió una gran suma de dinero por su salida. Sin embargo, incluso con esta medida, no pudo lograr que la empresa se recuperara. Además, la pandemia y el confinamiento alteraron por completo la forma de trabajar. Con la implementación del teletrabajo, muchas oficinas ya no volvieron a ser utilizadas después de la crisis sanitaria.

Según sus informes anuales, WeWork registró pérdidas de 3.129 millones de dólares en 2020, 4.439 millones en 2021 y 2.034 millones en 2022. Estas pérdidas acumuladas de 9.600 millones de dólares en tres años (unos 9.100 millones al tipo de cambio actual) superan los ingresos obtenidos por la compañía en el mismo periodo. A pesar de haber logrado reducir las pérdidas en un 39% en el primer semestre de este año, alcanzando los 613 millones de dólares, las deudas superan el valor de los activos y la compañía ha consumido su caja disponible a un ritmo insostenible. Según su último informe trimestral, a 30 de junio, WeWork tiene un patrimonio negativo de 3.718 millones de dólares. Actualmente, la empresa se encuentra en quiebra técnica y su negocio sigue sin funcionar. Este lunes, la compañía fue suspendida de cotización y su valor se ha reducido a tan solo 45 millones de dólares, una milésima parte de su valor en su momento de gloria.

A pesar de sus resultados desastrosos, la empresa logró entrar al mercado por la puerta de atrás, a través de una fusión con una Spac, una sociedad creada específicamente para llevar a cabo una operación corporativa. En agosto, ya se había reconocido una «duda sustancial» sobre su viabilidad. Luego, no pudo cumplir con el pago de intereses de una serie de emisiones de deuda el pasado 2 de octubre. Inició conversaciones para vender activos, renegociar contratos de arrendamiento y tratar de sanear su balance. La semana pasada, la empresa informó a la Comisión de Valores y Bolsa de Estados Unidos, la SEC, que después de que se venciera el periodo de gracia de 30 días, las negociaciones seguían en curso y que se había acordado una nueva moratoria adicional de siete días, tiempo que aprovechó para preparar su declaración de bancarrota.

El recién despedido Neumann no ha podido evitar emitir un comunicado en el que culpa a sus sucesores del fracaso: «Como uno de los fundadores de WeWork, que dedicó una década a construir el negocio junto a un equipo increíble de personas motivadas por la misión, la declaración de quiebra de la compañía es decepcionante. Ha sido un desafío para mí ver desde la distancia, desde 2019, cómo WeWork no ha sabido aprovechar un producto que hoy en día es más relevante que nunca. Creo que, con la estrategia y el equipo adecuados, una reorganización permitirá que WeWork salga adelante con éxito».


tus artistas favoritos

Mantente al día con las últimas noticias y eventos de tus artistas preferidos.



de los Estados Unidos

La economía de los Estados Unidos es una de las más grandes y desarrolladas del mundo. Es una economía de mercado mixta, con un papel importante del gobierno en la regulación y control de ciertos sectores. Se basa en la producción de bienes y servicios, y su principal motor es el consumo interno.

La economía estadounidense es una de las más poderosas y avanzadas a nivel global. Se trata de una economía mixta, en la que el gobierno juega un papel fundamental en la regulación y supervisión de ciertos sectores. Su base se encuentra en la producción de bienes y servicios, siendo el consumo interno su principal impulsor.



y = y



Empresas



la ciudad de Buenos Aires

En Buenos Aires, la ciudad capital de Argentina.


es una red social que permite a sus usuarios conectarse con amigos y familiares, compartir fotos, videos y noticias, y descubrir nuevas personas y contenidos.

Facebook es una plataforma de comunicación en línea que posibilita a sus usuarios conectarse con seres queridos, compartir imágenes, videos y noticias, y descubrir nuevas personas y contenido.

y (and)

En lenguaje español. Reescribe el siguiente texto: X

página de Facebook

, o en nuestra página de Facebook.

boletín semanal

Suscríbete a nuestro boletín semanal.

Continuar leyendo