Los fondos soberanos frente a los desafíos mundiales.

Nunca antes en la historia, los meses de junio, julio y agosto habían sido tan calurosos como los que acabamos de experimentar. Es un hecho aterrador, al igual que la lista interminable de desastres naturales …

Nunca antes en la historia, los meses de junio, julio y agosto habían sido tan calurosos como los que acabamos de experimentar. Es un hecho aterrador, al igual que la lista interminable de desastres naturales que estamos presenciando en todo el mundo: sequías, inundaciones y incendios forestales sin precedentes. Ya no hay duda de que el cambio climático es una emergencia existencial. Esta es solo una de las muchas crisis que están afectando al mundo. Las crisis sanitarias, el aumento de las desigualdades, los desplazamientos forzados de población y la inestabilidad geopolítica nos afectan a todos, pero son los países en desarrollo, donde se encuentran las poblaciones más vulnerables, los que están sufriendo más.

Tras tres años marcados por la pandemia y el endeudamiento del sector público, la mayoría de las economías emergentes se han visto obligadas a reducir sus inversiones para poder financiar la transición energética y las políticas necesarias para lograr una sociedad más equitativa y resiliente. Según un reciente informe de la ONU, más de 30 países en desarrollo no han recibido ninguna inversión internacional para proyectos de energía renovable desde la adopción del Acuerdo de París sobre el cambio climático en 2015. Además, el 75% de los 95 países en desarrollo analizados han aumentado sus emisiones de carbono desde 2019 y solo uno de cada cinco ha logrado reducir los niveles de pobreza.

Los países de ingresos medios y bajos enfrentan un déficit estimado de cuatro billones de dólares al año para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible en 2030. Por lo tanto, los desafíos son enormes y se requiere una gran cantidad de inversiones para hacerles frente. Es necesario movilizar recursos financieros de todos los rincones de la economía global: públicos, privados, bilaterales, multilaterales e incluso de los inversores institucionales. Es urgente que los fondos soberanos, que tienen grandes recursos financieros, jueguen un papel más importante en este esfuerzo. En las últimas dos décadas, han transformado el mundo financiero, multiplicando sus activos por 11 hasta alcanzar los 11,3 billones de dólares. Esta cifra confirma su relevancia a nivel global y, como consecuencia, también su responsabilidad. Su tamaño equivale a 7,5 veces el PIB de España, el 80% del de la zona euro y la mitad del de Estados Unidos.
Inversiones para desarrollo sostenible

Aunque en un principio los fondos soberanos estaban principalmente relacionados con la gestión de recursos excedentes en economías con grandes reservas naturales o superávits comerciales, en la actualidad su origen, alcance geográfico, mandatos y estrategias de inversión son más diversos. Además de buscar rentabilidad financiera como objetivo habitual, existen otras categorías de fondos que se enfocan en la estabilización macroeconómica o en metas de desarrollo, como promover la internacionalización o atraer inversiones extranjeras.

Los fondos soberanos de los países de Oriente Medio tienen un papel importante debido a su gran capacidad de inversión, pero es incorrecto asociarlos únicamente con esta región geográfica. En Asia, por ejemplo, GIC y Temasek (Singapur), CIC (China) y KIC (Corea del Sur) son de gran importancia. En Estados Unidos, hay varios fondos estatales como el de Alaska. En Latinoamérica y África, los gobiernos están mostrando un interés cada vez mayor en estas instituciones, con la reciente creación de fondos en Senegal, Uganda, Marruecos y Ruanda para impulsar sectores estratégicos que promuevan el desarrollo nacional. A nivel europeo, destacan por su gran volumen de activos bajo gestión el Norges Bank de Noruega y BPI France. También juegan un papel importante como fondos soberanos CDP Equity en Italia y Cofides en España.

Las inversiones de los fondos soberanos en los países emergentes aún no están consolidadas. En 2022, solo representaron el 14% de las nuevas inversiones. Sin embargo, para abordar los desafíos globales como el cambio climático, la transición hacia una economía verde y digital, la seguridad alimentaria, la salud mundial y la protección de los bosques y la biodiversidad, es necesario que los recursos y capacidades de múltiples actores y financiadores se unan para desarrollar proyectos en los países emergentes. Estos países a menudo son percibidos como riesgosos por los inversores globales, quienes buscan niveles de rentabilidad adecuados para los riesgos asumidos.
Fondos soberanos en emergentes.

Los fondos soberanos están demostrando un interés cada vez mayor en formar parte de la solución a los desafíos globales: están alineados con las mejores prácticas en temas ambientales, sociales y de gobernanza, y destacan por su adhesión mayoritaria a los Principios de Santiago, un pilar fundamental del Foro Internacional de Fondos Soberanos (IFSWF). Además, según datos recientes de la UNCTAD, estos fondos están aumentando progresivamente sus inversiones en proyectos sostenibles en lugar de enfocarse en los combustibles fósiles.

América Latina y el Caribe son una muestra de cómo los intereses globales, el desarrollo sostenible y las oportunidades de inversión pueden converger en una misma región. Para las empresas españolas, este territorio es conocido y familiar. La región cuenta con recursos excepcionales para proyectos relacionados con la transición hacia un futuro más verde, como la energía geotérmica, hidroeléctrica, solar y eólica, así como la producción de «hidrógeno verde», que además de ser rentables, son una fuente de ingresos adecuada. Este gran potencial se extiende a otros sectores como la tecnología, el transporte y las infraestructuras.
América Latina y el Caribe: convergencia sostenible.

Aunque en los mercados emergentes, el mayor riesgo suele estar asociado con mayores rendimientos, los fondos soberanos e institucionales tienden a reducir sus inversiones en ellos debido a una percepción exagerada de los riesgos. Esto se debe a motivos como la falta de conocimiento relevante sobre los mercados, el alto costo de evaluar y supervisar los proyectos, y la debilidad de los marcos normativos y regulatorios. En este sentido, las instituciones financieras de desarrollo multilaterales y bilaterales, como la IFC y Cofides, no solo pueden proporcionar financiamiento, sino que también pueden desempeñar un papel importante al ofrecer su experiencia en la definición de marcos regulatorios adecuados, programas de asistencia técnica y mejoras en la capacitación del personal.

Las situaciones de emergencia relacionadas con temas estructurales como el cambio climático o la situación geopolítica ya no son eventos aislados, sino que forman parte de nuestra vida diaria y, al ser problemas globales, requieren soluciones a nivel mundial. En este contexto, los fondos soberanos, en colaboración con otros actores multilaterales y bilaterales, pueden combinar el cumplimiento de sus objetivos con la realización de inversiones prometedoras en los mercados emergentes. De esta manera, no solo lograrán sus metas de rentabilidad, sino que también contribuirán a alcanzar una prosperidad compartida.


los Juegos Olímpicos

Mantente al tanto de todas las noticias sobre los Juegos Olímpicos.



La economía es una ciencia social que se encarga de estudiar la producción, distribución y consumo de bienes y servicios en una sociedad. También se ocupa de analizar cómo se asignan los recursos escasos para satisfacer las necesidades humanas.

La economía es una disciplina que se dedica a examinar la manera en que se producen, distribuyen y consumen los bienes y servicios en una sociedad. Su objetivo es entender cómo se utilizan los recursos limitados para satisfacer las necesidades de las personas.

Además, la economía se encarga de analizar cómo se toman decisiones en relación a la producción y el consumo, teniendo en cuenta factores como la oferta y la demanda, los precios, la inflación y el crecimiento económico.

En resumen, la economía es una ciencia fundamental para comprender cómo funciona una sociedad en términos de producción y consumo, y cómo se pueden tomar decisiones para mejorar la asignación de recursos y satisfacer las necesidades de las personas.



y

y



Empresas

Negocios se refiere a las actividades comerciales y financieras que se realizan con el objetivo de obtener beneficios. Estas actividades pueden incluir la compra y venta de bienes y servicios, la inversión en proyectos y la gestión de recursos financieros. Las empresas, por otro lado, son organizaciones que se dedican a llevar a cabo estas actividades de negocios. Pueden ser de diferentes tamaños y estructuras, desde pequeñas empresas familiares hasta grandes corporaciones multinacionales.

Negocios

Empresas

Los negocios se definen como las acciones comerciales y financieras que se llevan a cabo con el fin de obtener ganancias. Estas acciones pueden abarcar desde la adquisición y venta de bienes y servicios, hasta la inversión en proyectos y la administración de recursos económicos. Por otro lado, las empresas son entidades que se encargan de realizar estas actividades comerciales. Pueden variar en tamaño y estructura, desde pequeñas empresas familiares hasta grandes corporaciones multinacionales.



En idioma español. Reescribe el siguiente texto:


es una red social que permite a los usuarios conectarse con amigos y familiares, compartir fotos y videos, enviar mensajes y estar al día con las últimas noticias y eventos.

Facebook es una plataforma de medios sociales que posibilita a los usuarios conectarse con sus seres queridos, compartir imágenes y vídeos, enviar mensajes y mantenerse al tanto de las últimas novedades y acontecimientos.

y (y griega)

En español. Reescribe el siguiente texto:

X

página de Facebook

, o en nuestra página de Facebook.

boletín informativo semanal

Continuar leyendo