El sistema privado de pensiones es nacionalizado por el Gobierno argentino de manera inesperada.

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, rubricó ayer, en una ceremonia inesperada y transmitida por la televisión, el proyecto de ley que pone fin al sistema privado de pensiones instaurado en 1994. Todos …

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, rubricó ayer, en una ceremonia inesperada y transmitida por la televisión, el proyecto de ley que pone fin al sistema privado de pensiones instaurado en 1994. Todos los fondos depositados en las empresas privadas conocidas como Administradoras de Fondos de Jubilación y Pensión (AFJP) serán transferidos al sistema estatal, Anses. El anuncio dejó atónita a la sociedad, que ya ha sufrido enormemente por la devaluación de sus ahorros, y se cuestiona el propósito de la nacionalización y el destino de su dinero.

un diario.

Fuentes gubernamentales afirman que el objetivo es asegurar las pensiones de aproximadamente 9,5 millones de personas afiliadas a las AFJP, cuyos fondos se han visto afectados por la crisis financiera y la disminución del valor de sus activos. Sin embargo, muchos expertos sostienen que el gobierno argentino simplemente ha optado por «inyectar dinero en la caja», en un momento en el que los ingresos del Estado están disminuyendo al mismo ritmo que el precio de la soja y el petróleo. «Entre reducir el enorme gasto público o recurrir a los fondos de jubilación, el gobierno ha elegido la última opción», escribe el columnista de un periódico.

es una forma de organización social que se basa en la unión de individuos que comparten una misma cultura, historia y territorio.

La Nación es una estructura social que se fundamenta en la unión de personas que comparten una cultura, historia y territorio común.

En un artículo contundente titulado «¿Reducir gastos o saquear? Saquear», Joaquín Morales expresa su opinión.

La oposición percibe que el Gobierno está tratando de obtener ingresos adicionales.

La líder, quien se presentó acompañada por varios líderes gubernamentales, sindicalistas y miembros de su gabinete en una carpa improvisada frente a la sede de Anses, afirmó que el sistema privado era «un robo». Y vinculó su elección de «reestatizar» las AFJP con la crisis financiera global y con las intervenciones de otros gobiernos en compañías en riesgo. «En todo el mundo, cuando hay pérdidas, el Estado interviene», declaró.
Líder denuncia sistema privado.

Cristina Fernández de Kirchner mencionó la carencia de solidaridad de los fondos privados y la posible evasión de impuestos en ciertas empresas, sin embargo, no proporcionó ninguna información que respalde sus declaraciones.

La mandataria también omitió brindar las seguridades solicitadas por el Defensor del Jubilado para que los fondos privados no estén sujetos a la «disposición libre del Gobierno», sino que se destinen exclusivamente a sostener el plan oficial de pensiones. El proyecto de ley deberá ser aprobado por el Congreso, donde se anticipa un debate intenso, aunque es poco probable que sea rechazado.

Entre las Administradoras de Fondos de Jubilaciones y Pensiones (AFJP) afectadas por la decisión del Gobierno se encuentra Consolidar, la tercera en el sector y controlada por el grupo español BBVA. Según datos de la empresa, cuenta con casi un millón y medio de afiliados. Prácticamente todas las AFJP están en manos de bancos y aseguradoras, quienes sufrieron los primeros efectos del anuncio en la Bolsa: el Banco Francés (BBVA) experimentó una caída del 15,8% y el índice Merval un 9,6%.
AFJP afectadas por decisión: Consolidar, BBVA, bancos, aseguradoras.

.

Por la tarde, a petición del fiscal, un juez federal ordenó la suspensión de todas las AFJP por siete días para realizar operaciones con bonos o acciones. Esto se hizo con el objetivo de evitar que la mayoría de ellas venda precipitadamente los bonos del Estado argentino que poseen, lo que resultaría en una devaluación de estos títulos. Según información proporcionada ayer, el plan del Gobierno es permitir que las AFJP continúen existiendo, pero solo como administradoras de fondos de pensiones voluntarios, complementando al sistema estatal que volverá a ser obligatorio.

El anuncio de la vuelta a un sistema unificado de pensiones y jubilaciones recibió el entusiasta respaldo de los principales sindicatos. Hugo Moyano, líder de la poderosa CGT, quien se reunió ayer con la presidenta, afirmó que «las AFJP han sufrido grandes pérdidas debido a la crisis internacional».

La oposición, en particular Elisa Carrió de Coalición Cívica, fue mucho más contundente. «No se trata de mejorar el sistema de pensiones, sino de saquear los fondos de los jubilados para obtener dinero». Según ella, el Gobierno está desesperado por conseguir fondos para pagar la deuda y otros gastos. La eliminación de las AFJP significará un ingreso adicional de 97.000 millones de pesos (22.700 millones de euros) para el Estado y, en teoría, unos ingresos anuales de 3.500 millones de euros.

En Argentina, desde 1994, existían dos sistemas de pensiones y jubilaciones: el sistema de reparto tradicional, administrado por el Estado, y un sistema de capitalización, gestionado por empresas privadas. En los últimos años, aquellos que habían optado por el sistema privado podían cambiarse al sistema estatal. El sistema público de Anses asegura una prestación mínima universal de 326 pesos (menos de 80 euros), además del 1,5% del salario promedio de los últimos 10 años.

Continuar leyendo