¿Cuál es la razón detrás de las compras de Arabia Saudita en Europa?

Sólo un país en el mundo lleva el nombre de la dinastía dominante. Se trata de Arabia Saudita y el clan al que rinde homenaje es el de los Saud. Durante décadas, este Estado petrolero …

Sólo un país en el mundo lleva el nombre de la dinastía dominante. Se trata de Arabia Saudita y el clan al que rinde homenaje es el de los Saud. Durante décadas, este Estado petrolero ha vivido en una especie de paraíso gracias a la lluvia narcotizante de millones de dólares provenientes de sus enormes reservas de petróleo. Esta comodidad que otorga el dinero fácil ha llevado a un régimen anclado en el pasado, con altos niveles de corrupción y burocracia. Mientras que sus vecinos del Golfo (no siempre amigos) como Kuwait, Qatar, Emiratos Árabes y Baréin han diversificado sus economías para reducir su dependencia de los combustibles fósiles, Riad no ha hecho ningún movimiento. Pero todo cambió en 2015. Ese año, Salman bin Abdulaziz ascendió al trono saudí y poco después entregó el control del día a día en el reino del desierto a su hijo, el príncipe heredero.

Mohamed bin Salmán, el verdadero poder detrás del trono de la actual casa de los Saúd, ha implementado pocos cambios sociales en un régimen que perpetúa las desigualdades, utiliza la represión sin límites contra la disidencia, discrimina a las mujeres y a los homosexuales, y mantiene una visión religiosa ultraortodoxa. Sin embargo, la visión económica de este joven de treinta años, amante de la tecnología, ha supuesto una verdadera revolución. Con su plan estratégico llamado Visión 2030, pretende utilizar los petrodólares del país para adquirir acciones en empresas occidentales. Esta estrategia tiene dos objetivos: por un lado, reducir el riesgo de depender únicamente del petróleo como fuente de ingresos; por otro, mejorar la imagen del régimen a través de una nueva diplomacia basada en el dinero. Debido al gran volumen de recursos que maneja y a la mala reputación del país, todas las inversiones que realiza causan un gran revuelo financiero y político.

Durante los últimos meses, Arabia Saudita ha intensificado sus acciones para ampliar su poder en activos estratégicos europeos, en un importante cambio de estrategia ya que el país siempre había mostrado preferencia por Estados Unidos. A continuación, se presentan algunos de los movimientos más destacados.


  • El ataque a Heathrow.

    Bin Salmán tiene como objetivo principal convertir a Arabia Saudí en un destino turístico de alto nivel. Para lograrlo, ¿qué mejor que tener acceso a uno de los aeropuertos más transitados del mundo? A finales de noviembre pasado, el fondo soberano saudí, conocido como The Public Investment Fund (PIF), adquirió el 10% del aeropuerto de Heathrow a la compañía Ferrovial (el otro 15% fue comprado por el fondo de capital riesgo francés Ardian, propiedad de la familia Del Pino). Esta operación conjunta, valuada en 2.700 millones de euros, llega en un momento de recuperación del tráfico aéreo mundial después de los efectos de la pandemia. PIF no será el único estado petrolero en tener participación en el aeropuerto de Londres, ya que el fondo soberano de Qatar y el vehículo inversor de Singapur también están presentes en su capital.

  • Agitación en Telefónica.

    Las telecomunicaciones son uno de los sectores que el príncipe heredero tiene en su mira. El mundo está obsesionado con los dispositivos móviles y las empresas de telecomunicaciones tienen acceso a datos e infraestructuras sensibles, a menudo relacionadas con temas de Defensa. Siguiendo esta filosofía, la compañía estatal saudí, STC, dio un golpe de mano el pasado mes de septiembre al anunciar la compra del 4,9% de las acciones de Telefónica, con la posibilidad de aumentar su participación en otro 5% a través de derivados financieros. Esta operación, valorada en 2.000 millones, causó gran revuelo político, pero el Gobierno español estaba en funciones en ese momento y no podía intervenir. Sin embargo, una vez que se formó el nuevo gobierno, la respuesta no se hizo esperar: se ordenó a la SEPI que adquiriera hasta el 10% de las acciones de Telefónica para convertirse en el principal accionista.

  • Siguiendo los pasos de James Bond.

    El reino del desierto tiene como objetivo desarrollar su propia industria automotriz en la costa oeste del país. Para lograrlo, su fondo soberano sigue los pasos de los grandes fabricantes occidentales. PIF posee el 21% de las acciones de la prestigiosa marca británica de automóviles de lujo Aston Martin, reconocida a nivel mundial por ser el vehículo del famoso agente 007. Además, tiene el control del 60% de las acciones de la empresa estadounidense de vehículos eléctricos Lucid Group.

  • Goles millonarios por millones.

    El fútbol es considerado el deporte más popular y una estrategia de marketing ideal para un régimen en busca de reconocimiento internacional. La FIFA ha confirmado que Riad será la sede del Mundial de 2034, y los saudíes han invertido grandes sumas de dinero para atraer a jugadores de renombre como Cristiano Ronaldo, Neymar y Benzema, entre otros, a su liga. Como parte de esta apuesta por el balompié, el PIF adquirió el Newcastle. Esta operación, realizada en 2021, valoró al famoso club inglés en más de 300 millones de euros.

  • Una torre que sirve como atalaya.

    En el año 2022, un grupo conformado por PIF, KKR y Global Infrastructure Parnters alcanzó un acuerdo con Vodafone para comprar Vantage Towers, su división de torres de telecomunicaciones. Este rubro también es de gran importancia estratégica y altamente delicado para los gobiernos occidentales.

  • Un paso hacia la eliminación del carbón

    Arabia Saudita se basa en la riqueza de los combustibles fósiles, pero también tiene en cuenta un futuro sin hidrocarburos. Por lo tanto, fue muy significativo cuando el ex primer ministro británico, Boris Johnson, anunció en 2021 que la compañía química Saudi Basic Industries Corporation, propiedad de la petrolera estatal Saudi Aramco, invertiría 1.000 millones de euros en su planta en Teesside, al noreste del Reino Unido, para desarrollar nuevas tecnologías que ayuden a reducir las emisiones contaminantes.


la liga de fútbol

Mantente al día con todos los detalles de la liga de fútbol.



Economía es una ciencia social que se encarga de estudiar cómo se producen, distribuyen y consumen los recursos en una sociedad. Esta disciplina analiza el comportamiento de los individuos, empresas y gobiernos en relación a la producción, el comercio y el consumo de bienes y servicios. También se ocupa de estudiar los factores que influyen en la economía, como la política, la tecnología y los recursos naturales. En resumen, la economía busca entender cómo se manejan los recursos para satisfacer las necesidades y deseos de las personas en una sociedad.

La economía es una rama de las ciencias sociales que se dedica al estudio de la producción, distribución y consumo de los recursos en una sociedad. Su objetivo es analizar el comportamiento de los individuos, empresas y gobiernos en relación a la producción, el comercio y el consumo de bienes y servicios. Además, investiga los factores que influyen en la economía, como la política, la tecnología y los recursos naturales. En síntesis, la economía busca comprender cómo se gestionan los recursos para satisfacer las necesidades y deseos de las personas en una sociedad.



y (Spanish): y



Empresas



En lenguaje español. Reescribe el siguiente texto:


Facebook es una red social en línea que permite a los usuarios conectarse con amigos y familiares, compartir fotos, videos y actualizaciones de estado, y descubrir contenido de interés. Fue fundada en 2004 por Mark Zuckerberg y se ha convertido en una de las plataformas más populares en todo el mundo, con millones de usuarios activos diariamente. Además de su función principal de conectividad social, Facebook también ofrece herramientas para promocionar negocios, eventos y causas, y para unirse a grupos y comunidades con intereses similares.

y

En lenguaje español. Reescribe el siguiente texto:

En nuestro idioma español. Reescribe el siguiente texto:
, o en nuestra

Boletín semanal

Continuar leyendo